Bengala

Esto hay que celebrarlo

Gabi no despegó los ojos del ordenador mientras sonaban los primeros tonos de la llamada.
– Hola hija- dijo la voz de su madre.
– ¡Hola mamá! ¡Ya tengo trabajo!
– ¡Qué alegría Gabi! Espera que llamo a tu padre.

La cara de su padre apareció a los pocos segundos en la pantalla. Llevaba puestas esas gafas tan viejas que se negaba a cambiar. Felicitó a Gabi por su nuevo empleo y los tres aprovecharon para contarse lo que habían hecho durante la semana. Kevin se limitó a observar desde la cocina mientras mordisqueaba su sandwich agudizando el oído sólo cuando escuchó su nombre.
– ¿Y el chico ese con el que vives a qué se dedica?- dijo la madre cambiando de tema.
– ¿Kevin? Es manager en la tienda de Apple mamá, ya te lo dije…- contestó Gabi arrastrando las palabras.
– Ah sí, la de los ordenadores, es verdad…
– Bueno, os dejo que tengo cosas que hacer- sentenció Gabi viendo el rumbo que podía tomar la conversación.
– Vale hija- dijo el padre.

Hablamos. Muchos besos- añadió la madre.

Gabi cerró el portátil y miró a Kevin, este se levantó en silencio y colocó el plato vacío en la pila.
– Bueno…- dijo con una sonrisa pícara- pues habrá que celebrarlo. Esto lo guardaba para una ocasión especial pero creo que esta lo merece- añadió dirigiéndose a su habitación.
Volvió con un botella de Möet & Chandon en la mano. Gabi rió ante la ocurrencia.
– ¿Tenías eso guardado en tu habitación?
– Sí, escondida en el armario. Al fin y al cabo sigues siendo una desconocida para mí…- dijo en tono burlón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *