Puente de San Pedro

El Puente de San Pedro, oasis escondido

Aprovechando cualquier día libre para escapar de Madrid y romper con la rutina, nos dirigimos el pasado fin de semana a un pequeño pueblo de Teruel donde tenemos alojamiento.

Para hacer más ameno el camino, buscamos algún punto intermedio donde hacer una parada y estirar las piernas. Así descubrimos, El Puente de San Pedro,  en Zaorejas (Guadalajara) otra de las maravillas que esconde la zona noreste de España, a pocos kms de Madrid.

Aguas cristalinas y un color verde intenso provocado, en parte, por la posición del sol nos dejaron boquiabiertos. Llegamos aproximadamente a la 13:00 y el río tenía un color verde esmeralda que se intensificaba en las zonas más profundas.

Una zona de baño perfecta, con aguas frías pero tolerables en meses de calor como agosto. La gente de los pueblos cercanos pasa allí sus días, sin mirar el reloj, con el susurro constante de la cascada que ameniza el tiempo de quienes se atreven a tirarse como si fuese un tobogán.

Otras optamos por quedarnos en la parte de abajo, donde cae el agua con toda su fuerza provocando en una pequeña poza, miles de burbujas a modo de jacuzzi natural.

Sin duda un lugar para descubrir y pasar un día diferente

Recomendaciones e información útil:

–       Llevar zapatillas especiales para río, las rocas resbalan

–       Se pueden llevar perros y se pueden bañar

–       Recomiendo ir por la mañana y comer allí, después empieza a llenarse y el sol cambia, perdiendo el agua ese color tan bonito

–       Se llega a través de una estrecha carretera comarcal que baja toda la montaña. Hay que conducir con precaución

–       Puedes llevarte colchonetas, flotadores y gafas para ver los peces ¡hay muchos!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *