Alcázar de San Juan, encanto manchego

El fin de semana pasado estuvimos descubriendo Alcázar de San Juan, un pueblecito de Ciudad Real a menos de dos horas de Madrid.
Como buen pueblo manchego, ofrece una gastronomía excepcional, paisajes de secano infinitos y alusiones al Quijote por todos sus rincones. Es un sitio perfecto para descansar, comer y pasear.
Nos alojamos en un hotel justo enfrente del Parque de los Alces, uno de los atractivos principales del pueblo y por donde salí a correr por las mañanas. Tiene un río central que recorre todo el parque, lleno de patos y ocas, lo que lo convierten en un paisaje bonito y agradable, con grandes árboles y bancos para sentarse a leer, descansar o simplemente observar a los paseantes.
Otro de los lugares de interés son las lagunas de Alcázar de San Juan, donde hay una gran  variedad de aves que, por desgracia, no tuvimos oportunidad de ver por la lluvia. Es una actividad pendiente que tendremos que hacer en otro momento. Sabemos, por testimonios de gente que las ha visitado, que alojan a una multitud de pajaros, principalmente flamencos, por lo que tienen un gran atractivo turístico.
Sí pudimos disfrutar de sus molinos, situados en una colina a las afueras. Es un punto perfecto para ver el atardecer entre las grandes aspas y con el pueblo a los pies. Uno de ellos está abierto al público a modo de pequeño museo y dentro tienes explicaciones sobre la actividad de los molinos y puedes subir al piso de arriba para ver toda la maquinaria.
Una escapada muy completa en tierras de Don Quijote y Sancho Panza.
Sitios para comer:
– Nos gustó especialmente Casa Vicente, donde fuimos a cenar la primera noche. Todo estaba riquísimo y el trato fue estupendo. Optamos por la ensalada de langostinos, la sepia y unos helados artesanales de postre espectaculares. Muy recomendable
– Restaurante del hotel Intul: en el restaurante del hotel donde nos alojamos disfrutamos de unas comidas de muchísima calidad. Al medio día ofrecen un menú a un precio bastante asequible, aunque no es especialmente barato. Y por las noches los platos de carta están riquísimos. El restaurante es independiente del hotel y está abierto al público.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *